jueves, 30 de diciembre de 2004

resumen de lo que, más o menos, ha sido diciembre o no me gusta la navidad

después de diez días de parón aún me quedaban sufientes vacaciones por coger para completar una semana entera. Así que me deslicé por esa sensación de no tener casi nada que hacer. O mejor, saber que tengo cosas que hacer, pero que no me da la gana de hacer. Y no las hago. Y vageo. Y me quedo en cama hasta las once. Como cuando era estudiante. Felices tiempos.

El viernes que teníamos que hacer un trabajito cerca de Vigo, lo aprovechamos para quedar con T y C, y ver su exposición, hablar e ir a cenar con ra, coste, kate y jeansol. Luego, copita en el Vaux y para casa. Ese sábado estuve muy muy hecho polvo.

La semana siguiente tocó currar, pero sin excesos. Como hemos ganado lo que anduvimos preparando, ahora todos en fenomenal y de colores. Menuda mierda. Aunque soy perfectamente capaz de poner buena cara, esto ya no es lo mismo. Las gestiones van siguiendo su curso, seguimos levantando la puerta de atrás.

El día que salió la versión extendida del Retorno del Rey corrí al corteinglés, donde se había agotado. De ahí a Alcampo, nada. Por suerte en el Carrefour quedaba una. Después de verla por supuesto pensé un extenso post que nunca verá la luz.

Me gusta la trilogía? Pues no lo sé. Tiene puntos a favor, pero los puntos en contra pesan mucho. Está claro que las películas están enfocadas hacia el espectáculo, y lo que prima es la línea básica de destruir el anillo. Pero por el camino hay tantas cosas que se quedan. Cosas que me gustaban tanto o más que esa línea argumental, lo que enriquecía el asunto. La verdad es que más, siempre me acaba gustando más lo presuntamente anecdótico.

De lo mejor, como siempre, lo extras. Para caerse la baba del trabajo, cariño y dedicación que hay detrás. Muy solidarizado con esos currantes empujados hasta el límite por su jefe. No puedo dejar de pensar en mi trabajo. En ambos se emplea una filosofía similar: si queda mejor, si mejora el resultado final no importa el trabajo que lleve, el fin lo es todo, el resultado es lo que cuenta. Punto. Claro que la diferencia fundamental es quién está detrás empujando, verdad? Y cómo se implica, cómo se lo curra. En fin, partiendo de la base que no hay jefe bueno, está claro que hay gradaciones.

Ya me estoy extendiendo...

He bajado mucha mucha música. Tendré que esperar a enero para ponerme a hacer listas. Si las vacaciones pasadas fueron de Erlend Oye, Kings of Convenience, Autour de Lucie, Jens Lekman y varios recopilatorios de The Walkabouts, estos días están siendo de Giant Sand, Matthew Sweet (hacía tiempo que una canción no me entraba tan directa a la vena como The Big Cats Of Shambala, entre Beach Boys y los Flaming Lips, RDL dixit) y sobre todo A Girl Called Eddy (grandísimo disco, el out of seasson de este año, sí RDL, sí, Prefab Sprout, Carpenters, Bacharach...) Este último RDL tiene grandes sugerencias. Por no hablar de lo bonito que es ver la crítica al concierto de las CocoRoise y Antony, y la reedición del disco de Antony que compré en el concierto. Se supone que el nuevo disco va a ser una de las sensaciones del año que viene (guau, guau, guau, tu y yo lo sabíamos?)

Saturado de navidades. Prohibición de tanto desparrame de sensaciones. La gente alterada. O de los nervios o estúpidamente amable. Y estas alteraciones repercuten en situaciones familiares atorrantes. Lo único positivo, ver a gente que de otro modo ni de coña. Parte negativa, llamar a gente que hace un año. Y por qué coño hace un año, en la misma ciudad?

También llevo unos días asocial. Lo necesitaba.

vigo, diciembre 04



Feliz cambio de año. Feliz entrada en una nueva vuelta de rueda.

sábado, 4 de diciembre de 2004

primera semana de diciembre

hacía quince días que no tenía un desayuno tranquilo. Que no tenía que salir corriendo por la puerta, robando unos minutos a cosas prescindibles y placenteras, esas que te alegran el día, para tener la sensación que tenía más tiempo por la mañana, que tenía más tiempo por delante, que a lo mejor podía perder un poco el tiempo a lo largo de la mañana leyendo blogs o yo que sé. A veces cinco minutos por la mañana pueden ser el filo entre mi buen humor y mi mal humor.

He dejado de escribir estos días por falta de tiempo, falta de ganas y falta de temas. El viernes pasado volviendo a Coruña con D. dijo que iba a dejar de quejarse. Me pareció bien. Dejar de lamentarse, quitarse esa sensación de mártires. Superar esta situación. Y claro, me quedé sin que escribir. Patético.

El fin de semana pasado fue de traca, pero el trabajo bien hecho por lo menos me reconforta. Esta semana se suponía que iba a coger vacaciones. Pero he acabado trabajando hasta el viernes por la tarde hasta las tantas. Han saltado temas que estaban durmiendo el sueño de los justos.

Por lo menos me voy con todo más o menos atado. Pero no creo que me separe de esa sensación ocasional cuando suena el móvil, será de la oficina, será que hay que volver, será algo que he hecho mal, será un disgusto. Hay veces que el tonopolitono del móvil me angustia.

Tango diez días por delante, en parte ya cubiertos mentalmente con planes apetecibles.

jueves, 25 de noviembre de 2004

the body breaks

son las 7:30 de la tarde y estoy roto. Acabo de poner Devendra y he escuchado the body braks fumando el último ducados. Me voy a casa con mucho trabajo pendiente.

Semana de mierda. Decisiones. Tomadas. Pero ya. Si unas gestiones de las próximas semanas salen bien. Un par de circunstancias que tienen que ir favorablemente. Pero he visto la puerta de salida y creo que había luz al fondo. Esto me recuerda a otros tiempos. It?s enough. Mi jefe nunca mais.

Los arces que están plantados delante de la oficina han ido perdiendo las hojas en estas últimas semanas. Especialmente esta. Varias veces he querido hacerles fotos pero al final, por una razón u otra, no lo he hecho. Hoy por la tarde he salido a la puerta a tomar el aire y me he dado cuenta que no han llegado a ponerse rojas del todo. Una pena.

sábado, 20 de noviembre de 2004

tercera semana de noviembre

comida de pequeños conspiradores. Si me voy no cobro el paro, me tendrían que echar. Se propone huelga de celo y que nos echen. Deserciones en otras oficinas.

Inauguración de una obra casicasi terminada. Cómo es la gente. He visto al dinosaurio (sí, el) y está claro que a pesar de todo se da cuenta, asimila y responde a todo (todo) lo que pasa a su alrededor.

Mucho trabajo y este domingo tengo que terminar cosas. En el coche he tenido que quitar todos los cds del ataque neofolk y sustituirlos por PetShopBoys y SaintEtienne, necesito estímulos positivos y no quedarme dormido conduciendo. Este mes 1.600 km a cuenta de la empresa. Record.

Segundo fin de semana de noviembre

Volamos a BCN a requeteprimerísima hora de la mañana. Muy mentalizados para aprovechar el tiempo al máximo, a pesar del cansancio acumulado. Minivacaciones.

Primera nota BCN y el resto del mundo: taxi al hotel, conductor del pueblo de aquí al lado (Cambre) Taxi al recinto ferial, conversación ?sí, sí, sí, vamos hacer una comida con cosas de la tierra, empanadas, pulpo y estas cosas...?

Hacemos LA gestión y ya hemos cumplido el objetivo. Tenemos día y medio por delante. Para comprobar que dentro de la categoría ?hay una vida mejor pero es más cara? hay gradaciones.

Segunda nota BCN y el mundo: domingo, taxi camino del sitio donde al final no comeríamos porque estaba cerrado; salimos del puerto, bordeamos el Poble Nou, suena flamenquitopop, el coche de al lado tiene la misma emisora y en el semáforo el conductor se pone a dar palmas acompañando la canción. El taxista habla con su mujer con un manoslibres, acento del sur. Luego contrastaremos con esa bohemia de diseño que nos venden.

Hace calor. Las ventanillas están bajadas. Hay algo en la luz y en los árboles y en el cielo que parece resistirse a que llegue el invierno. Es otoño, pero casi parece primavera. Que se pare el mundo, pordios.

Si tuviese posibles, si tuviese posibles... mierda de semana que me estaba esperando.

BCN noviembre 2004



viernes, 12 de noviembre de 2004

informe laboral

extraña segunda semana de noviembre. Entre dos fines de semana más que apetecibles un caos a duras penas controlado. Con esta más extraña forma de repartir tareas que hay en nuestro ?equipo?, nos toca chollo extra que pocos computan. Porque, aunque habría que dividir el trabajo entre n (siendo n el número de integrantes del equipo) habrá que descontar 1, siendo entonces, realmente, de verdad de la buena lo que sí que sí, n-1. En fin, nada nuevo, pero cada vez más cabreante por los modos, las maneras y la falta de respeto.

Detalles. Uno. Reunión para comentar que hay que buscar nuevas incorporaciones para suplir las bajas y poder acometer el brutal pico de trabajo. Se busca alguien como nosotros. No alguien que piense, sino alguien que saque trabajo adelante. En el café discutimos si nos lo han dicho como un elogio o ademásdeputasapaleadas. Yo creo en la primera versión, que procede del propio mundo en el que vive este ser. Dos. No tiene tiempo ni para hacer una llamada ni para mandar un mail. Lógico. Para eso están lo que no piensan. Tres. No le ha gustado una solución para una obra. Argumenta que él no lo usaría ni siquiera para un interior. Lógico, porque: a) un muro de escollera no se suele poner en interiores y b) si hubieses pasado por obra hubiésemos disfrutado de tu insufrible pedantería, la cual hubiese iluminado nuestras vidas, embrutecidas por el contacto con la obra. Verdad?

lo que hace llevadero esta vida

Borrando con una fabercastell esta semana, prescindible a todas luces, está el concierto el domingo pasado en Vigo y el este fin de semana. BCN nos espera.

Antes del concierto quedo con C y contra cerca de sinsal tienda (referente a partir de ya) Nos acercamos porque L tiene que terminar cosas y así haremos tiempo hasta que baje Willy. Los minutos de espera se convierten en un pequeño sueño: una tienda de discos donde poder curiosear sin público. L no quiere saturar pero creo que no puede evitar darme media docena de recomendaciones. Casi todas muy apetecibles. Casi todas me las llevaría. Un ruina. Lo que sí ha sido el ver de otra manera a JuniorBoys que no acababa de cogerles el punto y Married Monk, que me ha gustado mucho. Escuchamos también algo del telonero de las CocoRoise, Antony and the Johnsons, suena bien, y con ese extraña imagen que tiene y una voz que nos resulta inclasificable y a la vez con miles de referencias, parece que puede ser un espectáculo.

Un bocata antes del concierto y nos encaminamos al Vade, mítica sala que pisaré por primera vez. Por supuesto no tiene nada que ver con lo que yo me había imaginado. Si pasamos por alto el pequeño detalle de la columna en el medio del escenario es un local con mucho encanto. Y se nota que la gente que lo lleva lo tiene como algo más que como un exprimidor de dineros.

En el pequeño puesto de venta a la entrada intentamos hacer memoria del tipo de voz de Antony, y contra comenta que a ver como se desarrolla el concierto, porque al telonero de turno, pues como que no hay mucho respeto. Aunque con un poco de retraso entra por la puerta, como un cliente más Antony, un tipo de casi dos metros, rubio, con esa tipología de nórdico, blanquito, con tendencia al engorde y cara de niño. Y menos pelo que el cartel promocional. Y sin maquillar. Se va con su guitarrista al escenario y va a empezar el concierto. Y sin maquillar. Una pena. Pero en cuanto empieza el primer tema y se oye su voz, se hace el silencio y la concurrencia nos quedamos petrificados escuchándole. Impresionante. Una voz extraña, que remite a muchas cosas conocidas, educación clásica, grandes crooners, estrellas pop con tendencia al drama. Composiciones clásicas, entre el pop clásico y la canción de musical. Momentos diva, también. Coros de las CocoRosie en una preciosa canción. Antes Coco se había paseado por el local, provocando cierta controversia entre el grupo. En el escenario sólo canta Rosie, ella parece que está de mal humor. Niña ofuscada. El concierto se va desarrollando hacia terrenos más lánguidos. Hasta que corta por lo sano y las presenta como el plato fuerte que todos estamos esperando.

Las canciones (qué canciones) ellas y su imagen, las proyecciones, la cacharrería en general que traía y esa caja de ritmos humana hacen uno de los conciertos más especiales que he presenciado. Ellas tienen algo, su música tiene algo. Encanto. Es este tipo de gente asquerosamente especial, que todo lo hacen como sin esfuerzo, que cualquier cosa que se pongan les va a quedar bien, que cualquier combinación de acordes va a ser algo especial, que cualquier melodía por sencilla que sea se te va apegar al cerebro.

Empezaron con Good Friday y desarrollaron casi todo el disco, hubo canciones nuevas, peor no tocaron Lyla, que es una de mis favoritas. Incluso hubo rapeado por parte da la caja de ritmos humana y un bis. Antony les devuelve los coros que le habían hecho en una canción. Perfecto. Emocionante. A la salida el puesto de venta parece un carrefour. Yo me llevo el original de las CocoRoise y el primer disco de Antony. Momento consumista del que no me he de arrepentir.

Sé que la vuelta va a ser difícil. Que me espera una semana dura. Pero cuando esté adormilado, aburrido o estresado delante del ordenador me prometo que voy a cantar jesus loves my but not my wife... o... i once fell in love with you just because the sky tuirns from gray into blue... He tatareado toda la semana, como un pequeño bálsamo para mis penas laborales. Esto es lo que hace la vida más llevadera. Esto y la compañía de la gente que se quedó en Vigo.

BCN here we go! Buen fin de semana a todos (todos)

previo



concierto CocoRosie+Antony




sábado, 6 de noviembre de 2004

semana, altibajos

a la relativa alegría de poder poner una fecha definitiva para una entrega, que colgaba tipo espada de Damocles, se sumaron unas cuantas cosas pendientes, de las que quedan enterradas entre lo que es definitivamente más urgente. Todo rematado con un viernes que empezó luminoso y acabó un poco pesadilla. Él, una vez más.

Conversaciones sobre finales de ciclo, aburguesamiento, desidia, falta de incentivo, perrerías. Un estudio de nosequé presentado nosedonde dice que un 15% de los funcionarios están muy estresados por presión laboral, que sufren mobing. No dudo que habrá gente en situaciones putas, pero permíteme que me descojone. Y el 5% piensa en el suicidio... hay cosas que como trabajador de lo privado me resultan indignantes.

Pequeñas cosas estúpidamente alegres.
Descubrir por un nuevo comentario una nueva extraña conexión en el mundo blog-fotoblog.
Reivindicación Iván Zulueta, RDL y página monográfica (www.ivanzulueta.com) que casi me leo de un tirón en el trabajo.
He pasado de la fase 12 en el Zuma, por fin, aunque no creo que vaya mucho más allá. Hacía tiempo que no tenía un juego-adicción.
Planes de fin de semana, salir a navegar que por fin ha dejado de llover, y bajar a Vigo a ver a las CocoRoise.

El fin de semana que viene iremos a BCN, a repetir el mismo plan de año pasado. El jueves repasamos lo que hicimos el año pasado en este diario. La memoria es sumamente traicionera (memento) Y lo escrito nos aclara que ninguno de los dos teníamos razón. Incluso habrá que pensar en escribir nombres concretos de las cosas, porque se ve que la edad nos va quemando las neuronas. La edad y otras cosas. Y otras personas, claro.

viernes, 29 de octubre de 2004

ordenadores, programas y el archivo perdido

mi ordenador está feneciendo por etapas. Parecía que el monitor iba a ser el primero en caer, parpadea en espasmos, parece que en cualquier momento se va a apagar. Aunque va aguantando el tipo. La que se quedó definitivamente en el camino ha sido la grabadora. Y de paso casi me descollunta el ordenador, porque no había manera de que arrancara el güindous. Nada, finiquitada. Creo que en el fondo es una venganza por haber empezado a ver precios en páginas web y hablar de estas cosas en voz alta delante de él. Está muy sensible.

Luego está el propio güidous. Creo que en la última reinstalación cometí el error de no desconectar el antivirus mientras se actualizaba el servicepack one. Y claro, le sentó muy, muy mal. Por no hablar del caos de archivos que tengo dentro, ese eterno encuantotengaunmomentito...

Ayer perdí casi un día de trabajo por una maravillosa mala compatibilidad entre archivos teóricamente compatibles. Preguntada la casa que hace el software si hay manera de exportar los datos de otra forma, la respuesta es que lo que pedimos va en contra de la filosofía del propio programa. Mira, bonita, no me las quería dar yo de gran empresa de servicios, pero no me has dejado otra salida: tu misión es dar respuesta a tu cliente (servidor) y no vanagloriarte del puto concepto de puto programa, que sí que lo calculará muy bien (cosa que no lo haces tu) pero nohaydios que haga nada con esos datos. Respuestas, bonita, respuestas es lo que demanda la sociedad (es decir, su seguro servidor) y no, repetimos no más problemas.

Luego está el nuevo becario que entrado a saco en la seguridad de la oficina. Lo tenía fácil (o difícil según se mire) porque no teníamos ninguna. Aquí todo el mundo sale por donde mejor le convenga. O por donde güindous tenga a bien salir a la interné. Ya nos ha metido a todos en verada. Todos a salir por el proxi. La fatal consecuencia es que todo va más lento. Porque, claro, los que bajaban archivos en masa no siempre lo hacían pr donde era debido, verdad? Lo mejor del tema es que hay programas que estan saliendo por donde no deben. El propio actualizador de güindous no utiliza la configuración del explorer para salir a interné. En fin, que un atarde se ma acerca, muy majo, muy de buen rollito, y me dice que mi ordenador está saliendo por donde no debe y que al mirar la página a la que se conecta (aaaarrrrgggghhhhh) es la del servicio de mantenimiento del programa de cad (aaaaaaahhhh) Este chico me va matar de un disgusto.

Esta semana intente actualizar varias veces, sólo para colocar: necesito un pastilla para ponerme a funcionar.

Y esta es la lista de lo que he ido seleccionando este año. Corresponde a la primera mitad del año. Hoy he hecho limpieza y ahí estaba. Donde debía estar.

stereolab - vonal declosion
stereolab - margerine rock

colder - crazy love
colder - confusion
colder - shiny star
colder - colder

air - cherry blossom girl
air - surfin on a rock
air - alone in kyoto

her space holiday - japanese gum
her space holiday - my girlfriend's boyfriend

damien rice - delicate
damien rice - the blower's daughter
damien rice - amie
damien rice - cold water

the band of... blacky ranchett - the train singer's song
the band of... blacky ranchett - mope-a-long rides again
the band of... blacky ranchett - getting it made

the lady bug_transistor - these days in flames
the lady bug_transistor - in december
the lady bug_transistor - song for the ending day
the lady bug_transistor - choking on air
the lady bug_transistor - splendor in the grass

the divine comedy - absent friends
the divine comedy - come home billy bird
the divine comedy - our mutual friend
the divine comedy - laikas theme
the divine comedy - charmed life

putilatex - mira una moderna

prince - musicology
prince - call my name
prince - reflection

lali puna - call 1-800-fear
lali puna - b-movie
lali puna - grin and bear
lali puna - left handed

lambchop - steve mcQueen
lambchop - something's going on
lambchop - each time i bring it up it seems to bring you down
lambchop - I Hate Candy

lambchop - sunrise
lambchop - there's still tTime
lambchop - under a dream of a lie
lambchop - gusher

fangoria - retorciendo palabras
fangoria - miro la vida pasar
fangoria - adios

the magnetic fields - i don't believe you
the magnetic fields - i thought you were my boyfriend
the magnetic fields - if there's such a thing as love
the magnetic fields - irma
the magnetic fields - it's only time

laura veirs - ether sings
laura veirs - rapture
laura veirs - lonely angel dust
laura veirs - snow camping
laura veirs - riptide

ryuichi sakamoto - world citizen
ryuichi sakamoto - seven samurai

sakamoto + sylvian - world citizen - i won't be disappointed (long version)

morrissey - irish blood english heart
morrissey - i have forgiven jesus
morrissey - come back to camden
morrissey - i'm not sorry
morrissey - first of the gang to die
morrissey - you know i couldn't last

the clientele - the violet hour
the clientele - missing
the clientele - porcelain


re-encuentros 2004 (I)

electronic - electronic
david sylvian - brilliant trees
electribe 101 - electribal memories
red house painters
peter gabriel - passion

Con un poco de suerte este año haré un toptenísmo de discos y canciones.

miércoles, 20 de octubre de 2004

tiempo, música

a mucha gente le parece ridículo, o le hace gracia, o le molesta que se hable del tiempo como modo de romper el silencio o como tema recurrente cuando no se sabe que decir. A mi, el tener un puerta de escape a mano, siempre me ha parecido necesario. Y hablar del tiempo es una de estas salidas.Por no hablar de cómo el tiempo nos influye de manera sutil. O no tan sutil. Ayer empezó a llover con fuerza. La primera gran manta de agua del otoño. Y aún no ha parado.

Debilidad física estos días, fatiga, sueño, poca motivación y mirar por la ventana como van pasando las cortinas de agua. He puesto Felt Mountain.

Aunque hoy por la mañana y este fin de semana ha habido buenas noticias para el trabajo, y no tan buenas en otras cosas. Lo mejor ha sido las noticias de nuevas publicaciones discográficas.

Anthony Reynolds ha publicado un nuevo disco. Ni Jack ni Jacques, con su propio nombre. En amazon te dejan descargar dos canciones. Son muy en su línea. Quiero escucharlo entero ya, pero el soulseek no me está poniendo fácil la cosa.

Blue Nile ha publicado nuevo disco después de ocho años. Según la crítica del mondosonoro es BN talmente, talmente. Bien.

Divine Comedy (ai lof) ha publicado un dvd de un concierto de su última gira y a partir del 25 de este mes, se podrá descargar un ep en directo, gratis, desde su página web.

k.d. lang. Este fin de semana vimos una agradable tontería llamada love actually. Dos (únicos?) momentos a destacar: Emma Thompson llora en una secuencia donde suena Both sides now, con la nueva grabación que Joni Mitchell hizo de su canción. La compuso con 25 años. Impresionante, impresionante. Todo. Y, el otro momento, Liam Neeson hace un plyback ridículo con el Joanna de Scot Walker, pero en los extras. k.d. me ha descubierto a Joni Mitchel. En su último disco hace versiones sólo de compositores canadienses, y hay una versión de J.M.

La primera vez que vi a k.d. fue en una crítica del RDL. El Shadowland del 88. Con ese tupé, ese look andrógino, se me quedó grabada su imagen. No escuché nada de ella hasta el exitazo del Ingenue. Metrópolis le dedicó un programa que grabé y habré visto una docena de veces. Es el tipo de persona que me cae bien. Con esas actuaciones country que hacía en los ochenta, con esas hombreras, los zapatos de rokcabilly, entre figuronas conservadoras, ella, lesbiana y vegetariana. Genial. En ese programa estaba el video clip que hizo Percy Adlon para Red Hot and Blue, So in love, la mejor interpretación que he oído de una de las canciones que más me gustan de Cole Porter. También está la canción de la siguiente película de Adlon (Salmonberries, donde ella es la protagonista) Berefoot, una preciosidad de canción, que sólo he podido conseguir en la versión acústica para la mtv, y donde se pierden todas las voces dobladas por k.d. en el original.

He evolucionado, se ha modernizado, ha vuelto a hacer standars, ha sacado directos. A veces me ha interesado más y otras menos. No ha repetido ni un Shadowlands ni un Ingenue, pero siempre ha mantenido el tipo. Siempre me ha gustado. Este último me gusta mucho. Mucho. Y siempre le agradeceré el haberme descubierto a J.M. Y a Patsy Cline, claro.

miércoles, 13 de octubre de 2004

rutina

desde que la Duquesa me dijo en la fiesta de Contra que odiaban mucho a mi jefe, he estado un poco traumatizado. Porque en el fondo soy un pedazo de pan y me da pena (y un cierto cargo de conciencia) el fomentar odio a una persona. Quizás sea el que últimamente me autocensuro cuando juzgo a la gente (o será simplemente pereza? o será que prefiero no tener opinión de los demás?) o que empiezo a imbuirme de esta espiritualidad oriental tan de moda, en el que el mal que generas te vendrá de vuelta. De hecho he tenido que pedir a gente que trabajaba en el proyecto que entregamos la semana pasada, que omitiese la palabra "puta" como adjetivo calificativo en el título del proyecto, puesto que el mal rollo que podía generar iba a repercutir en su (nuestro) trabajo.

En fin, dicho esto hoy ha sido uno de los primeros días en el que el jefe se ha reincorporado al trabajo, con cierta normalidad. De hecho, mientras escribía esto, me ha llamado a capítulo y he sido confesado. Así que ahora, con el alma laboral más limpia, prosigo.

Ya la semana pasada, en una de sus fugaces visitas, fui interceptado y avisado que quería hablar conmigo. En ese momento se me hizo un nudo en el estómago, y el recuerdo de la vida antes de su receso temporal para terminar su trabajo, hizo que se me quedase muy mal cuerpo. Cada vez más harto de cargar con responsabilidades y marrones. Cada vez con más callo para aguantar la presión y con la sensación que, cada vez que tenemos un sprint mortal como la semana pasada, la cuerda se tensa más y el umbral de dolor va ganando en amplitud. Lo cual quiere decir que el grado de insensibilización aumenta.

He estado repasando cosas de hace unos meses y ya prácticamente ni me acordaba de ellas. Lo cual cuestiona el aprendizaje acumulativo este que tenemos. Sólo pedemos vivir al día si queremos sobrevivir. Y los mecanismos de defensa deletean toda la información que tendríamos que haber procesado, pero que la falta de tiempo hace imposible.

El miércoles pasado tuvimos que acercarnos a Lugo, y fue una pequeña depresión (Lugo es un poco depresión) el ver a la gente de riguroso invierno. Ayer saqué la ropa de invierno para ir al barco. Ha estado bien lo del temporal. Ya ha entrado el otoño-invierno. Ya hace frío. Ya volvemos a la rutina de verdad. Jop.

Que poquitas ganas de trabajar.

miércoles, 6 de octubre de 2004

jueves, 30 de septiembre de 2004

diosmio, se ha acabado el paracetamol...

... y las reservas estratégicas de acidoacetilsalicilico están bajo mínimo, de hecho sólo queda una. El botiquín de la oficina está a punto de dar de sí. Se puede acabar el toner de la fotocopiadora, el papel del plotter, los cartuchos de tinta de las múltiples impresoras, incluso los cabezales, el papel higiénico o el papel perforado. Pero que se acabe el paracetamol es síntoma claro, muy claro, de que algo no funciona bien.

Desde hace años se puede comprobar el nivel de estrés de la oficina tan sólo con echar una vista a nuestro botiquín. En una temporada normal junto a las gasas, mercurocromo, esparadrapo, pomadas y lizipaina de toda la vida, se pueden encontrar unas cuatro o cinco cajas de termalgin (que asco, novartis es una de las empresas que más invierte en investigación con transgénicos) y otras tantas de aspirina. Pero en temporadas altas, las reservas disminuyen a ritmo de consumidor compulsivo. Hace unos días agoté mis reservas personales (me cojo una tableta entera, para evitar paseos y distracciones, y concentrarme en mi trabajo) y al acudir al botiquín corporativo comprobé con estupor que había sido arrasado... tan sólo unas tristes aspirinas. Me acerqué con cierto disimulo al área de secretaría y comenté al personal: se ha acabado el paracetamol... bueno, hay que volver a pedir, respondieron. Yonkis... le faltó decir...

Pero hoy puedo constatar que en la oficina sólo queda una aspirina. Esto va mal, muy mal.

lunes, 27 de septiembre de 2004

shiny days, shiny people

ayer no pude escribir nada, llegué tarde a casa y no me daba la cabeza para más. Este ha sido el fin de semana más movido y con más actividad social de los últimos años.

El viernes fue el día corporativo, es decir, que no hace falta que trabajemos (yo lo hice y pavichateé) y que nos llevan de comida de fraternidad. El plan previo fue subir a las cubiertas de la catedral, muy bonito, donde me harté de hacer fotos, hasta que la pila de la cámara dijo que no va más. Bajamos y a comer. Durante la comida G. me manda un sms, que M. está con ellos y que haga el favor de ir para allá. Después de contrastar informaciones, me lío la manta a la cabeza, me cojo el coche, bajo a Coruña, recojo bártulos y termino tareas pendientes, me cojo el coche (2) y me planto en Ourense. Bajamos a cenar tarde, pero encontramos sitio en un pequeño patio urbano, la mar de agradable. Hace fresco, pero este septiembre se resiste a dejar de pensar en verano.

Al día siguiente cotilleamos de muebles, una pequeña compra en un mercado que se ha quedado en el siglo pasado y una comidita casera, más cotilleos de muebles y catálogos, y me bajo a Vigo. Antes de ir a casa de C y T, hago tiempo por la ciudad. Me acerco al MARCO, pero hay poco que ver.

Cena encantadora donde conozco a Kate, a la Duquesa y a Jean-Sol. T. se ha currado un impresionante paella y somos aleccionados en el arte de la paella, usos y costumbres. La velada se alarga de la manera más deliciosa y acabamos bajando a tomar algo al ya mítico Vauxhall.

El domingo me despierto con la luz del sol y con los ruidos del campo. Como cuando aún íbamos a casa de mis padres en el campo. Desayuno dietético, sano y natural con C. y T. Conversaciones sobre arquitectura y diseño. Agradable es poco.

Vuelvo a Coruña, para comer con mis padres. Se me agolpan los recuerdos y las sensaciones. La conversación con B después de la comida de la empresa, lo agradable que parece Ourense, el calor de Vigo, el que de repente la gente parece más guapa, los nuevos conocidos, las pequeñas payasadas, el calor y el brillo que desprende la gente que quieres.

A quién le importa el resto de la semana.

shiny days


shiny people

lunes, 20 de septiembre de 2004

contractura oscilobatiente... y un dolor en diagonal

el jueves me levanté con dolor en la espalda. Bueno, la típica postura, pensé. Pero fue arreciando durante la mañana. Además, nos tocaba visita de obra y a medio día el dolor se focalizaba en el costado, cerca del pecho. Infarto no podía ser, claro. Pero era como un poco intranquilizante, porque podía ser un reflejo, pero de la espalda al costado... Por la tarde parecía que volvía atrás. Toser, sonarme, reirme y expeler cualquier tipo de gas significaba ver las estrellas. Por la noche no encontraba manera de encajarme en sofá sin que me doliera y en la cama imposible. Así que tuve que recurrir a un trallazo de doping que en los días de mi vida. Y mano de santo, dormí toda la noche.

Por la mañana me acerqué al ambulatorio, y una vez más me quedé sin conocer a mi médico, el que sale en la tarjeta, porque las veces que he ido estaba un sustituto. Todo normal, parece muscular. Así que anti-inflamatorios y relajantes musculares, mmmm... y paracetamol en dobledosis, sólo si hay dolor, me ha dicho la médico.

Como ya no me daba tiempo a acercarme a la oficina he aprovechado para pasear por la ciudad, como si no tuviese que hacer o estuviese de vacaciones. Sin prisas, sin preocupaciones. Saboreando el solete y la vida de la ciudad un día de trabajo.

La química ha hecho su efecto de manera eficiente, pero acaté las ordenes de la sustituta de mi médico, que no conozco, e hice reposo. Hoy, comentando mis problemas y medicaciones prescritas, la gente de la oficina conocía mejor que yo el nombre de los medicamentos. Deportistas.

El sábado teníamos entradas para un acto náutico pijo, pero pijo pijo qlflipas. La pena es que no había viento y fue un fracaso. Así que nos marchamos muy pronto. Eso sí, no sin antes comprobar que: hijosputa hay en todas partes, que la gente fisna pierde el culo por la cosas de gratis y que sin pulseras de diversos tonos y modelos no eres nadie. En concreto, sin pulsera oficial no te daban ropita de marca patrocinadora. Y que el real(?) club náutico incumple la ley, como nuestro querido Paco.

Diosmiodemivida, Paco me ha traído a la memoria a la ministra de vivienda, a la de fomento y a nuestro querido nuevo gobierno. Qué coño le pasa a esta gente?

Como debía hacer reposo (más aún) he ajustado cuentas en video club. Sen to Chihiro no Kamikakushi (por mi cuenta) Mystic River (grande) Cold Mountain (buena) y Memento (buena, buena)

He puesto a funcionar el soulseek como hacía tiempo que no lo ponía a bajar. Esta semana debe de tocar repaso.

Este lunes, como que tampoco ando muy eufórico en el curro. Hoy he soñado que volvía a dibujar.

viernes, 10 de septiembre de 2004

el filo

Justo antes de cenar me ha llamado M. Salía del curro y estaba muy jodida. Tiene por jefe a un capullo, por partida doble, porque antes era un amigo. Las pequeñas puñetas que van minando la moral. Que te comen por dentro y te van anulando.

Poco después M. Los cambios que pueden ser por ahora no le preocupan. Veremos.

Muchas veces tengo la sensación que las circunstancias del trabajo, los problemas, lo que hay que hacer, sumado a tu propia vida, lo que de verdad es tu vida, son piezas que a veces tienen buen acomodo y a veces no. Me he sentido afortunado por los muchos problemas que han acabado encontrando su solución. Aunque hay veces que hay que tensar la cuerda, que forzar la postura, que tragar bilis, que huir hacia delante. Pero al final las cosas acaban encontrando su sitio, como buenamente pueden.

Pero hoy me he sentido como si llevase varios días caminando por el filo, sin saberlo. Y sólo cuando ha habido un amago de empujón, he sentido el vértigo del vacío. De la posibilidad que no hubiese solución. Pero sólo ha sido momentáneo. Sin angustia. O por lo menos he conseguido que sólo sea un pequeño zumbido que tengo dentro, pero consigo que no me moleste demasiado.

Sí. Me empieza a dar igual. No sé si madurar es lograr una mayor resistencia a las hostilidades del exterior.

Después de cenar he zapeado, y he visto un video de Deacon Blue, Fergus sing the blues, creo. Yo escuchaba esta canción con catorce o dieciséis. En una mañana de domingo, de invierno, con la hierba mojada y un jersey de cuello vuelto. Luego he echado de menos un nuevo disco de Saint Etienne.

Me he bajado a las Cocorosie. Son una delicia.

Se espera y desea un buen fin de semana, a todos. Y a M. que se va a las italias, buen viaje.

martes, 7 de septiembre de 2004

alegrías de nueva temporada


una de las peores cosas que han pasado después de las elecciones, y que por ahora no he visto comentadas en ninguna parte, ha sido la retirada de a dos metros bajo tierra. A traición. Sin avisar... buen talante.

Disobendiga el cable. Después de los mejores episodios de E X este verano, ya están con los nuevos de la 7ª temporada. Han comenzado a poner SouthPark todos los días. Y esta semana comenzarán con la segunda temporada de Six feet under. Deberíamos estar viendo la tercera, pero menos da una piedra. Diosbendiga a la fox.

Y siguiendo con el capítulo de loas: diosbendiga a Hayao Miyazaki, ya han estrenado Howl's Moving Castle en Venecia, y es posible que llegue estas navidades.

Estas tonterías son muy animantes dentro de las depresiones no post-vacacionales, no; depresiones de re-entré-laboral. The same old thing.

lunes, 6 de septiembre de 2004

pensaba...

que este lunes sería diferente, pero es el mismo lunes que casi todos los lunes.

Creo que lo mejor será certificar que el verano ha fenecido, y dejar de seguir esperando que este septiembre nos resarza de un agosto muy falto de calor. Necesitaba sentir unos días de calor, de noches de calor, de tardes que se alargan. Pero ya se nota que los días se están acortando. El lunes pasado, de vuelta a casa después del trabajo, fue un autentico bajón, no sólo había un tráfico infernal sino que, entre las nubes y lo relativamente tarde que era, parecía que ya estábamos en pleno invierno. Un asco.

Estoy alargando un trabajo más de lo previsto, y ya he tenido que hacer un par de huidas adelante, para justificar el tema ante el cliente. Bueno, me da igual. Prefiero entregárselo más tarde y quedarme yo tranquilo. Aunque no le salga rentable a la empresa (aunque esto es muymuy matizable) Y las poquitas ganas de trabajar, digo yo, que también me influyen.

El ClubDante resultó ser una auténtica kkita y menos mal que ya he empezado la narrativa completa de Dorothy Parker. El anterior fin de semana vi HellBoy, pirata (de mi hermano) de buena calidad en inglés. El veredicto no es favorable, me temo, pero habrá que verla en pantalla grande. Fanatismo obliga. Otro fiasco es el nuevo de la Björk, no sólo la edición especial es una cutrada, vaya mierda de poster plegado, vaya mierda de empaquetado, sino que la primera audición es de lo más descorazonadora...

Felicidades G y J. Casados, al fín.

lunes, 23 de agosto de 2004

Again (egueinaneguein)

No hay como tener un marroncete la semana que vuelves a trabajar para constatar que todo sigue igual. Un año más, un verano más.

Hemos tenido una semana de micro-monzones. Como aquí todo es a escala local, no se puede decir que hayan sido monzones, sólo micro-monzones. El clima está cambiando, sí. Y aquí, en el sorteo, nos ha tocado subtropical qtkgas. De hecho este mes esta siendo el segundo más lluvioso del año. Porque también los meses tienen sus competiciones, como las Olimpiadas.

Que injusta es la gimnasia deportiva. Que buenos algunos comentaristas y que malagente es la griega: más que aplaudir el ejercicio o su nota parece que están celebrando que ha sacado menos puntos y que el griego sigue en cabeza... el público sigue recordando a los jueces que quieren que gane el griego...

Fin de semana de manga-sesiones: Nausicaä of the valley of the wind, Vampire Hunter D y media serie de Wolf?s Rain y otras pequeñas anomalías. Que raros son estos japoneses. El pueblo más vorazmente consumista y el que insiste una y otra vez en sus argumentos de una tierra a punto de ser aniquilada por el hombre y que se revela, o una tierra que se ha revelado contra el hombre, maldiciéndolo y haciéndole pagar por sus abusos, con esa visión natur-panteísta-cosmológica. Que grande es Miyazaki.

Siempre me ha llamado la atención la entonación que tiene el japonés. Desde que vi por primera vez una película japonesa en V.O. (La fortaleza escondida de Kurosawa) Es algo como sutilmente arcaico, las expresiones, las inflexiones al manifestar estado de ánimo, las diferencias entre hombres y mujeres hablando, el mando y la sumisión... si esta mañana me aburro en la oficina (que lo haré seguro) trastearé en google a ver si encuentro un curso de japonés.

Completando el ciclo japonés, quedé el sábado con M. para una cena rápida en local étnico-pijo: sushi y tempura. El sushi estaba un poquito rancio. Menos mal que compensamos con postres europeos. Conversación muy adulta: la comida (postres y chocolates) como sustituto del sexo. La anterior había girado, entorno a un crepe dulce, sobre olores, recuerdos y sexo. Nos abocamos a la cuarentena sin remisión.

Durante la semana un par de conversaciones, un poco deprimentes, sobre la cuestión general de: cómo está el país y el otoño va a ser caliente. Muy deprimente todo, el quítate tu para ponerme yo y la injusticias históricas, lo históricamente cafres que somos y la gran cultura democrática de este país. Me da un ataque nostálgico-nacionalista, cosa que no me gusta demasiado. Creo que ahora me pido ser artista consagrado en isla desierta o poco poblada.

El martes, con un poco de suerte, daremos por finalizado el exilio y volveremos (aún más) a la normalidad.

martes, 17 de agosto de 2004

back on the chain gang

Se acabó. Escasas como siempre. Después de unos días de exilio y vida familiar en semipensión he terminado las vacaciones de manera más o menos satisfactoria: 2 capítulos de expediente X y un concierto de scissor sisters. En Benicassim. Me acuerdo de los blogeros (V, supervago...) que han ido, un saludo en el recuerdo. Mientras me lavaba los dientes antes de irme a la cama hice un repaso mental de todo lo que tenía pendiente para el día de hoy. Sin angustias. Sin malos rollos.

Hoy lo peor ha sido el tráfico. Porque al volver a entrar por la puerta de la oficina, me he dado cuenta que había borrado la imagen que tenía, casi como entrar por primera vez. Un delete total. Ha sido extraño. El aterrizaje en el puesto de trabajo está siendo suave.

Ayer me acerqué a ese sala de exposiciones absurda que es MACUF. A ver la octava bienal. Hay una obra seleccionada de un antiguo conocido. Ya no puedo saludarlo por la calle porque se ha dejado barba de profeta y no lo reconocería. Algunas de la obras adquiridas son un pelín estúpidas y hay algunas seleccionadas un poco rancias. En general en un collage agradable de ver. Pero no puedo percibir un criterio para la selección de obras adquiridas. Independientemente de que gusten más o menos. Hay un arbitrariedad sospechosa. En un artículo sobre los concursos de arquitectura se comentaba que debería ser obligatorio la publicación de las actas de deliberación del jurado. Y que deberían estar justificadas y argumentadas la selección de las obras. Esto es un peligro, porque daría la medida del nivel del jurado. Creo que para este tipo de cosas sería muy útil también, una fundamentación de esas maravillosas selecciones.

Es curioso. Para la gente que escribe, se descalifica fácilmente con un no sabe escribir, escribe fatal. Sin embargo pocas veces he oído un no sabe dibujar, no sabe pintar.

De todos modos yo quiero ser artista consagrado.

sábado, 14 de agosto de 2004

verano
following the dolphins


doña blanca y más



eisenman, gehry: os hemos cogido copiando en el examen


Manolo Gallego en la Illa



música para un viaje:
petshopboys (hits, hits, hits!!)
saint etienne (more hits, hits, hits!!)
scissor sisters
morrissey

El verano se empieza a acabar cuando los anuncios de verano se ponen rancios.

Hoy exilio, el martes a trabajar.

jueves, 5 de agosto de 2004

el ahora o nunca

este martes fuimos a última hora del día a ver como había quedado la obra. Los M?s nos invitaban a cenar para hacer tiempo y luego verla iluminación nocturna.

Hemos tenido suerte, en general, con casi todo en este proyecto. El lugar es espectacular, el proyecto es sencillo y adecuado, y la gente de la constructora se ha portado. Por nuestra parte nos lo hemos currado, le hemos dedicado cariño y esfuerzo. Hemos pagado el pato de la escasa experiencia, de nuestra ingenuidad y de nuestra bendita inconsciencia.

He vuelto a comprobar que una vez entregado el proyecto y empezadas las obras, éste se desprende de ti. Y ya no es tuyo. Es de todos los implicados en el asunto. Quizás al ir todo más o menos sin problemas tampoco ha sido una sensación tan fuerte como en otras ocasiones. Lo que sí ha sido muy patente es el esfuerzo del ahora o nunca. Todos esos cabos que han ido quedando sueltos, los que conscientemente los has dejado y los que no contabas con ellos, todos reclaman tu atención en su momento. Si puedes darles solución es un nudo más en la obra. Si no llegas a resolverlos, por la razón que sea, jamás se resolverá. Será otro de los puntos que, con un poco de suerte, sólo tu sabrás que ha quedado sin resolver.

Ahora o nunca. Por la tarde, a última hora delante del monitor, con ganas de apagarlo y apagarte. Pero si no lo hacemos, no llegamos. A veces el consuelo es que es un detalle, nada que comparar a saber que hay grandes obras e infraestructuras que penden de hilos que, proporcionalmente, son tan débiles como tus ganas de continuar trabajando una horita más. Es una de las jodiendas de la profesión.

También es verdad que hace un mes el sentimiento era más intenso. Por que al final todo acaba diluyéndose. Los problemas, las brocas, los sudores fríos y calientes, todo se diluye. Y sólo te queda fumarte un pitillín viendo el mar. Bueno, eso si no te has dejado el tabaco en casa y en el bar no tienen ducados light.

obra




vida y muerte en el roncudo y el faro alicatado

sábado, 31 de julio de 2004

vacaciones 2004

Desde ayer a las tres de la tarde oficialmente estoy de vacaciones. Hemos tenido algo así como una semana previa, con jornada intensiva, en un gesto de magnanimidad por parte de la dirección del la empresa. Que buenos son con nosotros. Incluso nos han regalado cinco horas. Cuanta caridad.

Por mi parte esta semana ha dado poco de sí. Primero porque yo no entro a las ocho a trabajar ni de globo. Y más habiéndome quedado un día festivo trabajando. Y segundo porque decidí quitarme presión autoañadida. Si no entregamos ahora entregamos más tarde y puntopelota. Eso sí, en la jornada intensiva de mañana se pasa un hambre que no veas. No me extraña que nuestros pobres funcionarios estén toda la mañana en su cafetería favorita más cercana.

Puntos significativos de estos días: la macrocagada en dos trabajos. Con poquito sentimiento de culpa, la verdad. Debería sentirme más responsable, pero no. Estoy como muy tranquilo. No sé si es que como estas cosas tocan a repartir, pues se diluye un poco. También es verdad que en parte es justificable. Pero lo peor de todo es que fueron dos seguidas. En fin.

Reuniones familiares varias: últimamente hemos tenido mucha actividad familiar. Tanta que casi asusta. Se podría decir que en muchos aspectos esta familia está irreconocible.

Capitán tenemos una emergencia, Spook sáquenos de aquí. Hemos salido unas cuantas veces sin el arcángel. En general bien. Salvo por un pequeño incidente: no volverás a repetir una maniobra de ceñida cuando estas de empopada, listo, que a ver si nos leemos las instrucciones.

Música. Han explotado: Lali Puna, que lo baje casi por bajar, pero me lo llevé a la oficina el día que estuve sólo y allí explotó, es muy bueno, sin grandes pretensiones, pero con todo en su sitio. The Magnetic Fields (y eso que acabo de leer que a N. Canut no le convence, vaya ya van dos con Lambchop) debo decir que los discos de M F hay algo que no acanba de, que lo tienen todo, pero hay algo que no me acaba de encajar. Salvo el Get Lost, porque el 69 se me hace eterno, preciosos, pero eterno. Pero hace unos días, por la noche encajó perfecto. Pet Sounds (Beach Boys) después de leer el precioso artículo del RDL de este mes me lo llevé al coche y ha estado sonando toda esta semana (Wouldn't It Be Nice?) Sigo superenganchado con Morrissey.

Ya tengo varias cosas pensadas para la feria del libro. Este fin de semana iremos a ver KB 2.

Y 15 días por delante.

lunes, 19 de julio de 2004

ahora, que aún no han empezado...

a sonar el teléfono, a reclamarme cosas pendientes, a hacer papeles, a cumplir con la calidad y con el papeleo... quería no haber empezado con cosas de trabajo después de tanto tiempo sin escribir, pero no hay manera. Ayer me di cuenta que sólo me quedan dos semanas y cojo vacaciones. Empieza la cuenta atrás. También percibí que este comienzo de verano se está haciendo eterno. Odio tener varios asuntos en la cabeza y estar pendiente de ellos. Todos muy urgentes y con pequeña gran cagada por mi parte. Esto me ha dejado un poco tocado el fin de semana.

Llevo diez días con la sensación de irme arrastrando por la vida. Con las fuerzas muy justitas. No sé si es el calor, mi signo del zodiaco, depresión estacional o que coño. Lo que si está claro es que necesito parar. Necesito vacaciones. Y ya.

Durante la semana me llamó MdS para comentarme que había salido plazas de arquitectos interinos en el ayuntamiento. Por un momento me lo planteo en serio, aún sabiendo que la posibilidades son mínimas, pero estoy harto de la empresa privada. Creo que me gustaría probar la pública. Mi vida sería otra cosa con las tardes libres. Seguro.

El jefe vino a finales de semana y temblamos al pensar en lo que será de nosotros cuando se reincorpore.

Ando un poco saturado con la música. Casi no he bajado nada estos días, y lo poco que he conseguido bajar tampoco me engancha. Me ha gustado mucho lo nuevo de The Cure, y el comienzo de los Cowboys Junkies pero luego como que es muy lánguido para ser verano. He reenganchado Cocteau Twins para certificar que a pesar del calor (o por culpa del) calor ando un poco bajo.

El pasado fin de semana fuimos a ver Shreck 2. Aunque se pierda el factor sorpresa de la primera, es muy buena. Tiene golpes geniales. Un disfrute de película. Y este tocó Spiderman. Llevaban toda la semana inundando con anuncios y la pinta no era mala. Daba la impresión de querer ser más épico, como si estuviese influyendo el éxito de ESDLA. Que me perdonen pero, Sam Raimi no es un buen director, ni guionista. Aún con momentos muy buenos, con grandes homenajes a la serie B, el ser menos hiperviolenta que la primera, con un genial Doctor Octopus, se olvida que comic y capacidad de síntesis van de la mano. No puedes estar 15 minutos con unos diálogos que te cuentan lo mismo una y otra vez. Y esa imagen spidy-cristo pelín patética... y con un final eterno de 20 minutos. Un poco fracaso. De todos modos lo peor-peor es ver los trailers de Hellboy y tener la sensación de que Del Toro se la ha podido cargar.

viernes, 9 de julio de 2004

por optimista

Esto te pasa por listo y por optimista. Iba yo pensando hace dos días que todo iba demasiado bien, que por donde iban a crujir las cosas. Pues ya está. Castigado a trabajar este fin de semana. Susputasmadres.

jueves, 8 de julio de 2004

recapitulación

Estas dos semanas hemos hilvanado trabajos, reuniones, ofertas, más reuniones y más trabajos unos detrás de otros. No se puede decir que con gran agobio, pero sí con un no parar de lo más irritante. Algunos momentos han sido muy estresantes, mucho. Pero por ahora no tengo sensación de queme. No se si es callo, si es que me da igual, si es que me hago mayor o que no está el jefe. De hecho estoy escribiendo esto cuando tenemos pendiente una cosilla importante. Sí, va a ser que me da un poco igual. O no, va a ser que empiezo a distinguir lo que es importante de lo que no lo es. Aunque por esta vía intuyo que tengo mucho que aprender.

Cumplí con hacienda apurando el plazo al máximo, y eso que ya tenía los papeles listos desde hacía casi un mes. No aprendo. El sábado salimos por la mañana con el arcángel y por la tarde solos. Por primera vez. Ja. Hizo un gran día, pero por la tarde tuvimos nuestros problemas de novatos. Ja. Eso sí la crema de protección solar es realmente efectiva, porque sigo manteniendo gran parte del blanconuclear del invierno.

El domingo celebramos aniversario familiar. Nos embarcamos en una aventura de familia funcio/disfuncio/nal que por momentos fue exasperante. Pero hay que reconocer que estuvo mejor de lo que preveía. Mis dos grandes errores: no cd/no libros. Conclusión: tv en la noche del domingo: fútbol.

Ayer salí de casa con un sol radiante y al llegar a la oficina hacía un tiempo de perros. Tuve que comprar un jerseicito en las rebajas ante el riesgo de pillar un resfriado. Mal rollo.

Tengo pendiente un par de cosas sobre trabajo. Tengo que escribirlas antes de que se me olviden. Tango que hacerme con una agenda. Odio las agendas. Tango que hacerme con algunos hábitos de trabajo y disciplina (ja) que me liberen espacio en el disco duro. Tengo que deshacerme de toda esa información reseteable que no me interesa y que me está colapsando. Tango que conseguir que no me muevan las vacaciones. Tengo que tomar un café.

lunes, 28 de junio de 2004

casi

había decidido no escribir nada esta semana. El bochorno, el cambio de tiempo y una previsible semana ajetreada me habían dejado un poco bajo. Ayer estuve trabajando unos recopilatorios que debo desde nisesabe y no pude acabarlos. Falta un poco de chispa, que ha quedado ahogada en la humedad ambiente.

Pero algo por la tarde ha hacho clic. Y sin tomar café. Creo que ha sido Bob y su estimulante blog.

Ajustando cuentas con el cine, quedé con M. para ver Ladykillers, muy buena, muy cohen-surreal. Antes pasaron el corto Disney-Dalí. Curioso, pero no me gusta. No me gusta Dalí. Y profundizando en el freeky que todos llevamos dentro, HarryPotter. Muy recomendable, si gustas del fantástico. Más cerca de Tim Burton que de otra cosa, muy oscura. Evidentemente sigue siendo todos los públicos, pero afortunadamente se aleja de la tontería de las dos anteriores. Este Cuarón es un tipo curioso. Espero que siga con la serie de películas y pueda desarrollar lo que acaba de iniciar.

Llevo una unos días a vueltas con Morrissey. El disco nuevo es muy bueno. Un clásico. Creo que voy a tener que comprar el original. Y con el Bona Drag. Buenísimo. Lo escucho a todas horas. El viernes compré el RDL y vi las fotos y la entrevista. Está mayor, pero muy atractivo. Parecía que era el típico físico que envejece mal, pero no. Empecé a leer la entrevista pero no he podido acabarla, el entrevistador es insufrible. He rescatado el Absent Friends. No es un disco tan medio como parece en un principio. No tiene la fuerza de Casanova pero va creciendo poco a poco, me tiene muy enganchado. Con este calorcillo entra muy bien Arquitectura Efímera. El cd-dvd es una preciosidad. Las video-creaciones son muy buenas. Me gusta mucho mucho el de Manu Arregui. Es una de mis canciones favoritas y el video es fantástico. Le he escrito un mail y me ha contestado, que majo, que bueno era su diario. Espero que lo saquen como video comercial, por que es de lo mejor que he visto en este pais. El peor es el de los dibujos, y eso que en el texto interior todo son elogios, me parece un dibujo flojito. Pero la canción de esta temporada es The violet hour de Clientele. Desde que la escuché en el recopilatorio del mes pasado del RDL me he quedado enganchado. Sólo tiene un problemilla, si durase la mitad o un minuto menos, sería requeperfecta. Y claro, el disco no está a la altura.

Hace unas semanas vi el video de Musicology de Prince. No había hecho nada tan bueno desde hace más de una década. El resto del disco es flojito. Pero Musicology me recuerda a su mejor época. Así que he rescatado Parade, Sign 'O' the times, Around the world... De esta época sí que fui fan. Y el chaval del video es genial, la orquesta es genial, la imagen es genial, que pena que el resto del disco no acompañe. Me recuerda mucho a Sign 'O' the times.

Este fin de semana he bajado el nuevo de Wilco, que iba a comprar en la fnac pero no lo tenían, y el nuevo de Bart Devenport. El de Wilco entra como un tiro, es muy bueno, denso pero no cansa. El de Davenport me ha dejado un poco frío. Ha perdido ese punto luminoso del anterior, y por momentos parece un poco plano. Pero tiene un par de detalles que me gustan mucho, y donde podré agarrarme para cogerlo entero.

Estamos a mediados de año (ya) y hay que empezar a hacer memoria.

miércoles, 23 de junio de 2004

cumpleaños

hoy hace un año que, en una aburrida tarde de oficina, decidí empezar esto. Como memoria o no se sabe bien qué. Reflexiones, quejas (muchas) desahogos, tonterías, música... Nunca pensé que duraría tanto. Ha habido algún momento de pequeña crisis. Pero el resultado es inmejorable. He conocido a gente a la que he admirado desde el monitor. He rescatado a algún conocido de otras épocas. Y me he sentido bien.

He repasado un poco el blog, se han perdido los templates antiguos no se por qué. Pero me reconozco bastante. Ha sido un pequeño ejercicio de nostalgia ciertamente gratificante. Hace un año estaba aburrido. Un año que ha pasado muy rápido.

Me tienta hablar de las cadenas de búsqueda absurdas en el google u otros buscadores. Que tontería. Recuerdo una entrada de un blog sobre el día de un bloguero. Hacer la entrada, entrar a los dos minutos a ver si alguien ha comentado algo, chequear las estadísticas para comprobar que el que ha entrado en la página ha sido uno... Este tipo de ridiculeces que hacemos de vez en cuando...

Es evidente que con el tiempo va entrado más gente. Llevo tiempo pensando en esta entrada. Y os voy a pedir un favor. Mi regalo de cumpleaños. Posiblemente el único que pida en lo que dure este diario. A algunos os he (nos hemos) conocido por lo comments, otros incluso nos hemos visto y conocido en vivo. Hay mucha gente que entra de paso, pero otro lee el diario y es completamente anónima. Mi petición es que, por una vez, os identifiquéis, que dejéis un comentario. Con un inicial o lo que queráis, dejad vuestra aportación. Este es el regalo que pido.

martes, 22 de junio de 2004

lunes, 21 de junio de 2004

madrid

celebramos el día del orgullo de nuestra área (somos grandes, somos buenos y las autocríticas están ya concertadas) El jefe ha dado mucho de lo mejor de sí mismo, y nos ha regalado unas cuantas perlas que ya han quedado incrustadas en el acervo de la oficina para los restos. La presentación bien, sin más. La mejor, curiosamente, han sido unos ingleses invitados, amigos de la oficina de Londres, que hacen algo así como la arquitectura que puedes imaginar escuchando Stereolab, Björk y Autechre a la vez. Tienen trampa, porque siempre hacen el mismo edificio y las imágenes que proponen a mi no es que me encanten. Pero las propuestas urbanas son tremendamente imaginativas y muy sugerentes. Y son unos publicistas geniales. Muy interesante, también, la manera que tienen de realizar edificios en la city, todo el proceso donde se involucra a la gente. Para reflexionar. El filósofo que abrió las charlas con su back to basics estuvo también muy bien y muy catalán, verdat.

Aunque lo mejor mejor ha sido ver a los amigos que hacía años que no veía, J. y J. Y haber conocido a A, un tipo impresionante, de cañitas por el Madrid de los austrias.

Anecdotario: 1. despidiendo a J, que cogía el taxi cerca del hotel en Gran Vía, creí ver a alguien conocido, pero la vergüenza de equivocarme y la prisa por la gente que me estaba esperando hace que el resto del viaje me quede con el comezón de que si fuese un poco más espabilado, hubiese salido de dudas. 2. completamos nuestras cotas de famosos vistos en Madrid: Adriana Ozores en el ReinaSofía y a los Serrano rodando en el corteinglés de Azca un domingo. Un poco cutre.

El sábado vistamos el ReinaSofía y la ampliación del Nouvel, espectacular. Nos fuimos de cañas y cena en mejicano por Malasaña. Y nos pasamos media noche escapando del jefe. Hacía mucho tiempo que no pasaba por ahí.

El domingo rendimos pleitesía a la fnac, que cada vez está más flojita. Con mucha contención dos libros, dos cds y dos dvds. No tenían ni el nuevo de Morrisey, ni el de Wilco, ni el de Bart Davemport. Iba a coger el Kill Uncle (el que más le gusta a Nacho Canut) pero estaba un poco caro y no tenía casi ninguna de las que conozco por el recopilatorio, así que me decidí por el Bona drag. Lo he estado escuchado hoy en el coche y me encanta. He de hacerme con todos. Es un clásico.

El resto fue un paseíllo de turista turisteo y coger el avión, antes de darme cuenta que me había dejado unas cosas en el hotel.

Hoy no hemos podido trabajar en el infierno de la oficina, por que han barnizado (colocón colocón 2) A si que nos hemos cogido los bártulos y nos hemos ido para casa. Ni que decir tiene que mucho no hemos trabajado.



miércoles, 16 de junio de 2004

vámonos

llevo toda la semana con la sensación de estar conteniendo constantemente la respiración. Esperando que todas las piezas del trabajo se vayan superponiendo sin grandes conflictos. Por ahora casi casi todo va cogiendo una posición más o menos adecuada.

Hubo un pequeño disgusto. Quizás en otro momento me hubiese afectado más, pero no sé si la resistencia que vamos generando a los problemas ha ayudado en este caso. Creo que me siento poco culpable para lo que suele ser habitual. Quizás también ha ayudado que el responsable último del tema no dramatiza nada las cosas.

Y hoy ha sido el día más caluroso de lo que llevamos de pre-verano. Por el ventanal de la oficina he visto como desde el mediodía se ha ido levantando esa neblina que indica que nos estamos cociendo en nuestro propio jugo. Al salir había en el aire un cierto olor a quemado. A aguja de pino quemada. Es un olor que lo asocio inmediatamente a los veranos de mi infancia. No es muy intenso, pero ahí está. Algo empieza a quemarse ya.

Pero el viernes nos vamos. Aún no tengo preparado lo que tengo que contar. Pero da igual. Aunque empecé con ganas hoy por la tarde, y a medida que iba avanzando me iba desinflando. Da igual. Nos vamos a Madrid. Vámonos.

sábado, 12 de junio de 2004

lo que no

haciendo tiempo antes de que la 2 se digne a poner A dos metros... hay una serie sobre la casa blanca. No está mal. Tampoco es que sea para tirar cohetes, pero tiene sus puntitos. Esta semana además de esperar en vano por que no pusieron a la familia enterradora, el capitulo sobre lo guay que es el sistema me produjo una cierta crisis de ansiedad y taquicardia. El ver gente corriendo de un lado para otro, con mil temas pendientes, ágiles respuestas a complicadas preguntas, todos siempre muy frescos, como si no llevasen ocho horas de curro infernal encima, puyas, luchas de poder, engaños y subterfugios, cómo argumentar para luego decir que esta negociación debe reconducirse sin levantar suspicacias que puedan... agotador. M. dice que la Administración es así. Yo me lo creo. También me suena a cosas que he percibido. Bueno, sólo en parte, por que también conocemos a otra parte de al Administración que no es así para nada.

Se ve o, mejor, se intuye que detrás de reacciones y comentarios de jefes y clientes hay un submundo (o altomundo, por que esto es como muy high) de relaciones de poder, de reparto de cuotas, de medallas. Una especie de nebulosa que se va aclarando cuanto más te acercas. Y que va dando un caracter de normalidad a cosas que antes pensabas que eran anormalidades. Las cosas son así, dicen. Las cosas no son así, no. Las cosas las hacen así. Lo curioso es que muchos comportamientos tienen un punto infantil. Estas tiranteces de lo tuyo-lo mío que son de patio de colegio, celos y celitos, choques personales, gente que pierde el culo por colgarse la medalla... Parece que todos vamos en la misma dirección, pero sólo lo parece. Otro de los camelos de la gran empresa, la familia feliz. Un puto coñazo. Y no me interesa. Esta gran escala de las cosas, no me interesa. Y me supera.

miércoles, 9 de junio de 2004

k.o.

el domingo (aunque ya era lunes) me desperté con escalofríos en medio de la noche. Fiebre a la vista. Virus, gripe. Y por qué? No había hecho nada para pillarla. Y además que mal me viene, me viene me viene, que mal me viene, me viene muy mal.

Me agobio porque tengo un montón de cosas que hacer y no pueda retrasar más. Bueno, eso es lo que pienso yo, pero al final todos pueden esperar un poco, verdad? Virus intestinal. Arrocito blanco, quesito blanco, yogurcito blanco y fiebre. El lunes sólo puedo ver la televisión y dormitar. No doy para más. Entre los programas del cuore a todas horas con lo mismos temas (me pongo al día con la casa esa y no es que alucine, es que estoy en estado febril...) y los programas de propaganda electoral pro eurpean creo que algo malo le habré hecho a mi sensible psique. Verás como en el futuro esto me supone un trauma del copónch. Al día siguiente, en franca mejoría, tengo un flojera que me cuesta moverme. Consigo NO encender la tv (mama, tú sabes que esto, en mí, es una proeza, verdad?) Termino La sombra del viento. Creo que ha estirado hasta el límite el final, un pelín exasperante, pero está bonito (y ahora que leo?) Me prometo grabar esas cosas prometidas pero la cabeza se niega (sorry sorry)

Y hoy para la oficina, con una cierta flojera y un día menos de baja por ausencia. Visita agotadora y comida fenomenal. No hice la ridiculez de pedir algo hervidito, pero de lo que habían pedido sólo pude comer una muestra. Y creo que de lo malito que me puse al no poder aprovechar semejante ocasión, ya me puesto bien. En fin, lástima, productos de la ría... ains, perra vida.

Hoy hay dos cosas que me han devuelto la sonrisa tonta. Una es que he encontrado una caja perdida y la otra es que han terminado de arreglar el problema del barquín. Lo de la caja tiene su aquel, por que perder una caja de zapatos en mi casa tiene su misterio. Lo del barquín roza el milagro tipo Lourdes.

Hemos vuelto a ver Primer verano y me ha gustado mucho más que la primera vez que lo vimos. Y veo que me he perdido cosas interesantes en los blogs.

viernes, 4 de junio de 2004

días asimétricos

pasar una tarde con el jefe hablando (él) de sus obsesiones está contraindicado para mantener un sano equilibrio en tu higiene mental. Como hay que preparar las exposiciones del congreso, el miércoles fui sometido a un bombardeo tipo Clockwork Orange de arquitectura y miles de referencias justificativas. Algunas interesantes, otras sugerentes, pero otras, muchas, cogidas por los pelos, e hilvanadas en un discurso tan sólido que podía ser justo lo contrario. Todo ello barnizado por ese paternalismo, ese tonillo... Intenté empezar la reunión sin prejuicios, pero es imposible, me puede. Por momentos hay cosas interesantes, pero no. Todo queda anulado por lo que cada vez es más difícil soportar.

Afortunadamente hubo buenos momentos. La visita de la semana fue espectacular. Temblaba con la visita del jefe. Pero no. Bien. Y se autodescalificó delante de la gente de la peor manera posible. Nada personal. De donde no hay no se puede sacar.

Reuniones, teléfonos, mails, papeles, auditoría a la vista y mucho estrés. Y poco tiempo para ponerme a trabajar en lo pendiente. Y pocas ganas. Un poco tobogán. Mucho calor.

lunes, 31 de mayo de 2004

estratos

he conseguido volver a un cierto ritmo normal de trabajo. Este fin de semana sólo he pensado una vez en lo que tenía previsto para el lunes. Durante la semana los problemas se fueron acumulando uno detrás de otros. Unos más dolorosos, otros menos. Pero todos los frentes abiertos han dado problemas. Pro lo menos he conseguido separar lo importante de lo NO importante.

Se calló una pasarela en París, y E. le mandó un correo a B. que nos remitió a su vez. E. trabajó en la oficina y se marchó hace ya tiempo. Lo que escribe en el mail es una versión resumida y muy precisa sobre parte de los trabajos que hacemos: incumplimientos de normativa, trabajo a presión que incrementa la posibilidad de error, proyectos revisados por gente que no se los ha visto ni por el forro, técnicos sin experiencia que son supervisados por una pandilla de temerarios... No todo es así, hay trabajos y trabajos. Pero vaya, no es difícil hacer una película con la secuencia de los posibles hechos en una ingeniería tipo como la que ha podido calcular o proyectar lo que se ha caído. Eso sin contar con la experiencia en obra, por el mundo de la construcción es de terror. En fin... yo quiero ser artista consagrado.

Durante la semana hablé con el jefe. Me ha ?confiado? la preparación del material para un congreso a mediados de junio. Cuanto honor... diosmíoquetehehechoyo. Lo único bueno es que el fin de semana del 18 estaré en Madrid y me quedo por mi cuenta el domingo. Y podré ver a J. con un poco de suerte, que hace dos años que no lo veo, desde el anterior congreso. Y hacer compras.

Casualidades: llegó una caja con libros de nuestra tienda favorita a la oficina. Nos la mandaba él. Dentro había libros para nosotros y para él. Uno era una monografía de lujo de un arquitecto italiano poco conocido. Muy ochenta, muy formalista, muy duro, muy de abstracción total postmodernista. Dibuja en un sepia muy fuerte (uno de mis colores) compone las cosas como las componíamos en la escuela, cuando empecé. Y da la sombras de la misma manera. Un dejavu brutal. Son mis trazos y mis rallados. Me retrotraído a hace más de quince años. Yo dibujaba así cuando usaba el lápiz, antes de que autocad acabase con nosotros. Cuando volví a coruña seguí dibujando así durante mucho tiempo. Pero esta era otra escuela. Mis dibujos de urbanismo, mis plantas con sombra arrojadas, mis alzados de huecos...

Terminé de instalar la red de casa. Después de pegarme con güindous, al final el problema eran los cortafuegos. Pero hay que hacer mención a las ayudas interactivas de güindous: la madrequelashizo. Pero ya está listo y funcionando. Una cosa menos. Me han quedado pendientes un montón de otras cosas, que se van acumulando y no hay manera. Además como que ya es verano y ando un poco arrastrado. El tiempo se escapa y ya vamos casi a mitad de año.

No he conseguido el bloc de dibujo que quiero. En esta ciudad no hay manera. Al final, después del rollo que me soltó la dependienta de la tienda especializada, lo he encargado en elcorteinglés, que ahí SI que lo tienen. Quiero mi bloc, el que siempre he utilizado. Tampoco es mucho pedir. Joder.

El domingo por la calle, en el sur de este país, la gente estaba en dos bandos: los que ya llevan tres semanas de verano y los que aún no han decido que ya es prudente cambiar la ropa de temporada.

Estoy pelado tipo lagarto mutante.

lunes, 24 de mayo de 2004

no es que sean cortas

es que hayan sido microscópicas, estas vacaciones. En un plisplas me encuentro de nuevo en la oficina, sin haber actualizado el blog, con llamadas pendientes, trabajo y una sensación de poca angustia en general. Pero no hay queja. Como siempre he querido hacer más de lo que mi vagancia vacacional me permite. Sin más.

Después de una amenaza de ir al juzgado, hemos conseguido que se solucionen parte de los problemas del barco y el resto queden, esperamos, bien encauzados. El jueves quedamos con el arcángel para salir y, pordios, al final salimos. Aunque se esperaban nubes y lluvias dispersas, al final tuvimos un día radiante. El día anterior había caído una tormenta de verano espectacular. La verdad es que el puerto tiene un cielo muy espectacular. No sé porque circunstancia geográficas, de configuración de vientos y corrientes térmicas o que conio, pero hay unas nubes, un cielo y un color que realmente me encanta. Los días anteriores estuvimos con cientos de pequeñas cosas, que parece mentira que algo tan pequeño tenga tanta chuminada. Pero el resultado es más que satisfactorio. En la salida esperábamos más viento, pero no hubo mucha suerte. Aunque casi mejor, porque poner a punto todo el sistema de cabos y rizos tiene su miga, y hay cosas que aún tenemos que pulir. De todos modos el arcángel está muy contento con el barco, tiene un muy buen comportamiento y con su tamaño y peso consigue moverse con cierta soltura con poco viento.

Me quemé todos los brazos, así para variar, porque aún llevando la crema de protección no me la puse. La cara la salvé entre las gafas y el gorro. Pero he pasado unos días con los antebrazos tipo gamba inglesa. Aunque no sé si hubiese sido buena idea lo de la crema, porque la protección 33 y 1/3 que me tengo que poner es un pringue de mucho cuidado.

El viernes quedé con M. que me recordó que hacía casi 5 (cinco) meses que no quedábamos. La suerte es que siempre me lleva a sitios fenomenales, a los que luego le cuento a M. que tenemos que ir y luego nunca vamos. Estuvimos de palique durante varias horas. De camino al curro de M. me encontré con J. Estuvimos un rato de cotilleo furibundo y como este fin de semana andaba libre quedamos el sábado. Quedamos en su estudiete, en casa de L. y yo me volví a morir de envidia por la casa que tiene. Lloramos por nuestros trabajos, en plan terapia de grupo (como el fancine ese de arquitectura que habíamos hecho en la escuela) y rajamos de la administración, la universidad y los incompetentes. Por la noche opté por las Memorias de un asesino, entes de quedarme en casa zapateado. Curiosa e interesante película.

El fin de semana en casa de mis padres fue una vuelta, moderada, a los problemas de siempre. Cuando era pequeño y empezaba un cuaderno en el colegio, era como hacer borrón y cuenta nueva. Pero con la familia no hay cuenta nueva que valga. Así que, por momentos, vuelvo a entrar en un situación que ya no es la mía, pero tampoco ha dejado de serlo. Aún así, los dramas, con el tiempo, son menos. Y todos vamos cogiendo callo. Unas horas más tarde las cosas vuelven aparentemente a su sitio.

El domingo vi, casi casi entero, el Drácula de Coppola. Así que en muy pocos días, he visto la saga principal completa (sin contar segundas partes, novias y demás aledaños) Es la que más me gusta con diferencia.

buenos momentos


sábado, 15 de mayo de 2004

me siento a escribir

Antes de quedarme enterrado en mis vacaciones. No se ha terminado la agonía del trabajo porque va a colear durante unas semanas más. El famoso trabajo que llama trabajo. La exposición salió bien. El señoroscuro nos felicitó. Y la tormenta anunciada quedó anulada por el buen carácter de las personas. Al final tampoco había por qué ponerse así. Aunque yo me quedo con las ganas de hacer alguna pregunta. Pero ante el riesgo de levantar nuevas suspicacias, meter la pata o cometer cualquier impertinencia, me muerdo la lengua.

Sí he asistido a una clara muestra de pérdida de valor, de capacidad de decisión, de lo público. Esta semana han retenido a un técnico en un ayuntamiento. Podemos quejarnos de que lo público en este país no tiene unas directrices de ordenación del territorio. Pero cuando tienes la posibilidad de ver detrás de la portada del periódico, detrás de los intereses más obtusamente locales, detrás ves cómo ante la manipulación, ante la masa hecha furor, lo público ha retrocedido. Es posible que en algunos casos pueda ser positivo, pero en otros momentos es nefasto. Y más cuando la gente se convierte en masa. Es triste. Y he de quitarme el sombrero ante algunos técnicos de lo público.

El otro momento álgido de la semana ha sido la visita que nos ha hecho el jefe. Cuanto honor. Cuanta felicidad. Qué vuelta a lo mismo de siempre pero con renovadas fuerzas. Nos regaló un nuevo e impagable catálogo de frases paragrabarenpiedra o directarasalaposteridad. Cómo no se nos va a revolver el estómago, cómo no pensar que después de tocar el paraíso de la tranquilidad las cosas no van a poder ser lo mismo cuando vuelva definitivamente. Cómo... (diositodemivida ahora sí que necesito la privimitiva esa, la de los milqui millones, anda plis)

lunes, 10 de mayo de 2004

bien está lo que bien acaba


o no? La semana pasada fue también de sprints finales todos los días. Y el jueves por la tarde estalló un tormenta, que al final, parece que fue una borrasca, pero en un principio (y para mí y mi resto de semana) fue un tifón tropical. Asumiendo mi parte de culpa, me agobió por lo que pudiese significar para otros de la oficina. Y no puedo dejar de preguntarme por qué la gente reacciona de forma desproporcionada; por qué se personalizan tanto las cosas; por qué no se asumen los comentarios de manera constructiva (todo son ataques personales) y por qué un funcionario de lo público no tiene obligación de revisarse la psique de cuando en cuando; por qué si todos tiene sus traumitas, los míos no cuentan...

Así que agobio, acidez de estómago y estas cosas. Menos mal que el viernes por la tarde se cerró el chiringuito, nosotros entregamos por la mañana y pude largarme a Pontevedra a ver a mis Lambchop.

Haciendo tiempo antes del concierto, di una vuelta por el edificio del Auditorio, donde iba a ser el concierto. Los edificios que se configuran como grandes gestos, tiene el problema que acaban haciendo crack por pequeñas cuestiones. Aún con sus aciertos, que los tiene, acaba siendo un edificio fallido. Y la ejecución... ay, la ejecución. Se nota que se ha hecho aprisa y corriendo y sin mucho cariño.

Llegaron contra y ra, y empezaron a tocar Niza. Cómo algo teníamos que comer algo, nos perdimos un poco del principio. Pero estuvo bien. Y genial la versión del Love bizarre triangle. (I feel fine and I feel good, I'm feeling like I never should...) Willy llegó en el intermedio (cuatro blogeros fueron a un concierto)

Lambchop: que me encantó el concierto es poco. Hubo momentos brutales, de creschendos sin fin, de cambios de ritmo absolutamente emocionantes, de belleza, de autentica belleza. El grupo sonó fenomenal, perfecta máquina de transmitir emociones. Esa mantilla electrónica, la guitarra distorsiona, el piano, ese saxo ocasional, y los coros (por qué Kurt no hace más cosas donde entre la voz de Deanna, es su complemento perfecto) Cayeron muchas del It´s a woman, del último a mi me sonaron más del No you cmon (que me ha cogido más que el otro) Soaky In The Pooper del primero y The man who loved the beer (que me he enterado que la toca David Byrne en su último disco) del How I quit... Nixon lo reservaron para los bises. Caballo ganador. Y finalizaron con It´s a woman. Iba a ser el broche final, inmejorable, lo estaba esperando, pero cambiaron ese ritmillo regge que tiene el final, por algo tipo estándar americano, que sonaba bien, pero a mi me encanta, y la prefiero, tal y como está en el disco.

No soy un asiduo de conciertos, pero ya podría haber más cosas como esta. El auditorio es un buen escenario. Es cómodo y suena bien. Sólo eché en falta: que tocasen Theöne, que es una de mis favoritas (take a walk / hold my hand /don't say a word / i'll understand... you are the one / but don't you know / this must be true / i can't do nothing / but think of you...) que hubiese alguna de las que hace en falsete (aunque contra me contó que ya ha dicho que su adicción al tabaco ha hecho que nos perdamos el precioso falsete de Kurt) y el ya comentado final original de It´s a woman. No se echa en falta toda la orquestación que tienen en sus discos, pero ahora me encantaría verlos en un formato más grande, a toda orquesta, con cuerdas, vientos y toda la parafernalia.

El resultado final ya ha sido comentado en otros blogs. Yo soy de los de 9 (diez hubiera sido si It´s awoman bla, bla, bla...)

Salimos y hay mucha gente conocida del grupo-contra. He conocido al de Dar ful ful, diosmio, y me lo dicen al final... Nos encaminamos a lo viejo y damos cuenta de una gran tortilla de patatas, ante la sorpresa de la camarera. Aunque soy el recién llegado del grupo, me siento bien. Hay eso que contra explica tan bien en su blog. Esa sensación de casi familiaridad, más allá de afinidades músicoculturales, que va a parecer raro que no nos llamemos este fin de semana para bajar a tomar algo... Nos quedamos un rato hablando en el coche. Podría haber sido toda la noche. Bien. Muy bien.

El resto del fin de semana fue tranquilo. De recuperación a medias. El sábado por la noche, ante la imposibilidad de ir a ver Van Helsing, veo el Drácula original de 32, de Tod Browning, el Frankenstein de James Whale y el primer Hombre Lobo. Siempre he preferido a Frankenstein como película. Es más elaborada, más sofisticada, que Drácula, aunque sea paradójico. Lugosi es grande, pero la película no. El mejor Drácula es el de Coppola de largo. Sin embargo el mejor Frankenstein es el de Whale. E imposible olvidarse de Dioses y monstruos.

Todo esto tendría que haberlo escrito este fin de semana. Pero ni fuerzas ni mente clara, acompañaron. Para el resto de la semana se prevé achuchón hasta el jueves, maxipresentación y (espero, confío, deseo) vacaciones a partir del viernes. Así que, con un poco de suerte, podré actualizar el blog, que los links y la música están ya un poquito rancios, ellos.

Viva Kurt Wagner (cierto sex appeal, que no?) y buena semana a todos.



lunes, 3 de mayo de 2004

recuperación


Nos pegamos el tute padre, nos quedamos una noche sin dormir, me dio un ataque de angustia, bordeamos el desastre, pero al final entregamos, bueno, más que entregamos, expusimos el trabajo y salimos airosos. Esto fue el miércoles.

Al día siguiente no fui al trabajo. Descansé con el cerebro esponjiforme. Demasiado cansado, aturdido y desorientado. La desorientación me acompañó durante unos cuantos días.

El fin de semana fue tranquilo, pero corto. Siempre son cortos. No había nada en la cartelera y el dvdclub nos ofrecía Hero (repetí y me cansó un poco el final, pero es bonita bonita) y Pollock (bien, neuras aparte, está muy bien cuando Ed Harris se pone a pintar, y ella es genial) Sobre Hero salió el tema: es una fantasmada. Vale, pero tu ves a una bailarina con mallas, una cosa que le vuela en la cintura y un copete en la cabeza, haciendo el Lago de los Cisnes y no dices: ala , vaya fantasmada, pero quién se cree que esa tipa es un cisne, verdad? Pues eso. Que te relajes y disfrutes.

Aún estoy bajo mínimos. Pero ya tengo trabajo acumulado para varias semanas.

Y el viernes, Lambchop.

en obras


viernes, 23 de abril de 2004

otros momentos

estoy delante del ordenador, con 0 ganas de ponerme con el trabajo, cierto malestar muscular en la espalda y fastidiado con el ruido de la reforma que están haciendo en la oficina. Se nota en el olor del aire que hace buen tiempo. Veo por el reflejo del monitor que el cielo esta azul. Que aún están amarillas las xestas y los tojos, y que con el verde hacen una combinación que siempre me ha parecido barroca, muy barroca y antigua, como galicia.

Leyendo a willy me he acordado de un momento de esta semana que quiero dejar en el blog. Fue el miércoles. Lleve un cd con el trabajo y un ejemplar para que vieran el resultado final a la fotocopiadora. Fui en coche y lo dejé en el parking más cercano, porque en cuanto saliese me marchaba para casa. Llevaba todo el día con amagos de agua. Cuando entré en la tienda caían unas gotas, cuando salí había arreciado, y cuando estaba ya en el coche cayo una manta de agua. Una inmensa nube se desplomó sobre la ciudad. Abrí la ventana para oler, pero me salpicó el agua las gafas, cosa que odio, y volví a cerrarla. Apunto de salir de la ciudad pasé por una de las zonas monumentales y vi como caía el agua de un tejado si canalón en la acera piedra. Como salpicaba la piedra, como rebotaba el agua sobre los charcos.

Puedo quedarme horas viendo como cae el agua, de cualquier sitio a cualquier parte. Pero el agua sobre la piedra tiene algo especial. Recuerdo Arrebato, como Cecilia se droga para quedarse mirando fijamente la muñeca de Betty Bop durante horas, el protagonista le dice que así es más fácil. La primera vez que vi esta película me di cuenta lo preciosa que es la capacidad de quedarse durante tiempo indefinido mirando. Sin más.

Después de un día especialmente jodido, en ese punto, en el coche, viendo el agua sobre la piedra, abrí una ventana y olí.
en los días de mi vida...

o como dice Erykah what a day, what a day... en esta semana tenía previsto dedicarme a lo que estrictamente se puede decir que era mi trabajo. Pero... siempre hay un pero... nos (me) cayó un pequeño marrón de la superoficina. Al destapar la caja pudimos comprobar como la mierda no paraba de salir y el equipo de contención no da más... Ayer lo terminamos. Hoy se ha presentado. Y yo estoy desfondado. De todos modos, he recogido los restos de fuerza y ganas que quedaron tirados por la oficina, los estoy pegando con farmaton complex y a ver que soy capaz de hacer de este fin de semana.

Lo saben los monos que me cojo dos semanas de vacaciones después de esto. A descontar los días de trabajo de fin de semana. Por mis niños, que no tengo, que dos semanas mínimo. Sí, esta vez si que ha sido lo peor. O no?

lunes, 19 de abril de 2004

je suis anti.

Durante la semana llegó a su destino un paquetito de contra, pero sólo hasta el sábado pude comprobar su contenido. Genial. Iban a tener una entrada en el diario, claro. Miles de títulos, cada cual más fácil: ya soy, ya estoy, ahora si que sí, soy moderno, the lord of the chapas... Requetepreciosas. Y el CD que incluía es buenísimo. Felicitaciones a L. (supongo) Oi oi oi, ese momento China Crisis...

Bajar a casa de mis padres y tener que trabajar el fin de semana es una combinación extraña. Pero en vista de que tenía más tiempo, tampoco fue muy agobiante. Y en estos casos da igual que sea domingo, que viernes que lunes. Y sólo en la oficina, sin llamadas, sin voces, sin gente, pues mejor.

Desayunando con un suplemento cultural, veo que he leído el número uno en ventas y que ahora estoy con número dos. Si trasladamos esto a discos es como escuchar Bisbal y la Oreja esa. Me da que pensar.

Buscando algo para el cumpleaños de uno de mis hermanos entre en Alita, tienda de comics de Coruña. Había tantas cosas para mí que me fui sin nada. Un DVD con una película animada de Moebius, que por cierto está haciendo otra de animación por ordenador, la reedición del Arkan Asilum, la colección completa del Sandman de Gaiman. Demasiado saturante.

Compré tarde el RDL porque el anterior estaba muy reciente. El que ha escrito la crítica sobre el concierto de Belle&Sebastián es gilipollas. Sin más. Hay un montón de cosas apetecibles para bajar pero ando mal de tiempo. Sigo escuchando mucho Air. Me he re-prometido que no me pierdo a Lambchop en Pontevedra.

Hoy me he vuelto a despertar a las 5:30, con lo cual he andado todo el tiempo con sensación de haber dormido sólo hora y media.

anti


ciudad


oficina


viernes, 16 de abril de 2004

tren

el miércoles se puso un tren en marcha que amenazó con aplastarme con fecha del próximo viernes. Afortunadamente (espero) pasará por estación terminal la siguiente semana. Seguro que coleará una poco más, pero me habré quitado uno de los grandes pesos que voy arrastrando desde hace meses. Aunque no vamos sobrados de fuerza este fin de semana trabajaré para evitar problemas. Espero que me cunda el tiempo.

Esta semana se ha producido uno de esos episodios que hacen que te suba un poco el ego. Los comentarios positivos por las fotos hacen que me sienta bien (i'm an artist, honey, you know how that feels? que decían los Pet) un poco menos enterrado debajo de los papeles que se van acumulando en la mesa de trabajo, de los miles de temas pendientes, de los documentos prometidos que nunca llegan a tiempo, de las previsiones de facturación y grados de avance de los trabajos.

También conocer a personas a través de la pantalla y el teclado. Poder ampliar horizontes desde el puesto de trabajo es algo que no deja de sorprenderme. Y me gusta.

Esta semana he oído mucho el último de Air. Es seductor. Me he bajado el último de Sakamoto. Qué difícil es seguirle. Después del ese preciosísimo Casa, ha colaborado con un montón de gente, ha sacado otro recopilatorio doble, y este que parece que sólo sale en Japón. Tiene mucho instrumental, con mucho riudito y laptop y tal. Pero hay una canción con David Sylvian (otro imposible de seguir) preciosa.

Por lo menos ahora estoy más tranquilo y en un estado mental suficientemente armando para afrontar un fin de semana en la oficina.


[p.d. nadie ha comentado la varieté by weekend]

lunes, 12 de abril de 2004

la varieté by weekend

por fin el viernes fuimos a ver KillBill, que es como una bigmac, cine hamburguesa. A mi me gustan las hamburguesas. Aunque si ha tardado seis años en hacer esto... Factura impecable. Pero es una gran broma, un divertimento. La he visto con una sonrisa.

El sábado conseguí convencer a M. para que fuésemos a Santiago. Tenemos una cierta alergia a esta ciudad fuera del horario laborable. Pero hizo un día impresionante, y hasta nos pareció muy bonita. Nada que ver con la vuelta del lunes, claro. Fuimos a las viviendas de la Vaquería, a la vivienda del presidente y a los jardines del pazo de Vista Alegre.

Lo más parecido a la semanasanta que hemos hecho es ver Cleopatra. Cuatro horas de glamur en technicolor. Al comenzar la película lamentamos no tener una estampita de Terenci para ponerla al lado del televisor.

Tengo pendientes un montón de cosas y en estos días no he sido capaz de terminarlas. Pero estos días me han venido muy bien. Aún así el domingo me desperté a las ocho de la mañana pensando que me había quedado dormido y no había puesto el despertador. Tarde unos eternos segundos en darme cuenta que era domingo. Estaba convencido que era lunes. De hecho no he dormido bien, de un tirón, ningún día. Creo que es un poco de angustia.

Como terminé enseguida el Código Davinci (100% adictivo) he empezado La sombra del viento de Ruiz Lafón. Es agradable. A ver si este año cojo carrerilla, porque el saldo del año pasado fue un poco paupérrimo.

He oído muchísimo Ladybug Transistor. Han hecho un gran disco. Me ha dado cuenta que la edición del Soft Bulletin que me bajé hace tiempo no coincide con los créditos de la carátula. Ya me había pasado lo mismo con Yosimi. He decidido que a próxima vez que lo vea en una tienda me lo voy a comprar. También me voy a comprar el Absent friends, que es un gran gran disco y que también he oído mucho estos días. Ya está bien de tanto bajar.

Me he agobiado mucho hoy en la vuelta al trabajo. Y he salido tardísimo por un marrón heredado.


trasteando en el niño. viernes


tarde de sábado